La copa mestrual llegó para quedarse

La copa mestrual llegó para quedarse

Menstruación, tampones, toallas higiénicas, periodo, sangre y flujo son algunas de las palabras que siguen siendo un tabú, y las copas menstruales, que están de boca en boca, llevaron a las mujeres a poner el tema sobre la mesa.

Ese dispositivo, que tomó fuerza en los últimos dos años en Colombia, se ha convertido en una alternativa cada vez más popular, sobre todo entre las jóvenes.

La doctora Diana Carolina Vargas, especialista en obstetricia y ginecología de la Universidad Nacional, explicó que el motivo por el cual se está usando más es que “es económica, se encuentra de diferentes precios de acuerdo a su material y fabricante, dura muchos años (aproximadamente 10) y es amigable con el medioambiente, pues evita la utilización de toallas higiénicas y tampones, que son más contaminantes”.

Pese a que se ha vuelto popular, la forma en la que se usa, sus contraindicaciones y riesgos son un misterio para algunas mujeres. Por eso, EL TIEMPO consultó con especialistas que dan luces de las ventajas y desventajas de este dispositivo que llegó para quedarse.

La copa, por la naturaleza de su material, puede ser reutilizable hasta por 10 años. Cada vez que una mujer tiene su flujo menstrual, la puede usar en vez de una toalla higiénica o un tampón. Precisamente, María Paulina Arango, una joven usuaria de la copa menstrual, contó que el principal motivo por el cual decidió usar el dispositivo era porque, como filosofía de vida, quería dejar de producir tantos desechos. “Hace unos dos años, tomé esa decisión y la copa apareció como una respuesta”, dijo.

En ese sentido, Juan Carlos Vargas, asesor de Profamilia, detalló que la copa es un dispositivo hecho de material quirúrgico que se introduce en la vagina –como un tampón–, se adapta en las paredes vaginales y recoge de forma efectiva la sangre menstrual. “Es una excelente alternativa. Estos dispositivos vienen diseñados por tamaños, que se definen por el peso y la talla de la persona, para que así no haya ningún riesgo. Si se define bien eso, las pacientes dicen que ni las sienten”, contó Vargas.

La calidad del material juega un papel importante en el éxito del uso de este objeto, pues los expertos consultados recomiendan que, antes de comprarlo, se aseguren que cumple con los estándares sanitarios mínimos. Yésica Fernández, cofundadora de Eva Copa Menstrual, una empresa que vende estos productos en Colombia, recalcó que “actualmente, el mejor material para las copas menstruales es la silicona médica (quirúrgica). Es importante verificar con la empresa vendedora de copas la idoneidad del material. Esto se confirma con certificados y/o registros del país de fabricación o de entes reguladores internacionales”.

Otra de las dudas que surge con respecto al uso de la copa menstrual tiene que ver con las condiciones de limpieza y mantenimiento, pues su mal uso puede tener consecuencias negativas. “Hay reportes recientes de la literatura médica en los que señalan que si las usuarias de la copa menstrual no le hacen un buen aseo al producto, podría ser un factor de riesgo para el choque tóxico, que es una de las contraindicaciones del tampón”, añadió el ginecólogo asesor de Profamilia.

Cuando estos dispositivos se tengan que vaciar, los ginecólogos recomiendan lavar con agua y jabón, a fin de evitar infecciones. Asimismo, para cada ciclo menstrual, subrayan que es importante que se haga una esterilización de la copa, para evitar inconvenientes.

Hay mujeres que se sienten cómodas, tranquilas y seguras menstruando mes a mes; y la escogencia entre toalla, tampón, copa y otros métodos depende de cada una de ellas

María Eugenia Lombardo, usuaria de la copa, precisó que para los momentos en los que se tenga que vaciar la copa en baños públicos, lo mejor es llevar unos implementos para limpiarla, en caso de no tener un lavamanos disponible. “Esa puede ser una desventaja de la copa, pero si se lleva lo adecuado, no es un gran inconveniente”, afirmó.

Sumado a la correcta limpieza del dispositivo, los especialistas recomiendan que la copa se vacíe en un tiempo menor a las 12 horas, dependiendo de la cantidad de flujo de la mujer. Valentina Obando, una joven de 30 años usuaria de la copa menstrual, expresó que esto es uno de los puntos clave para que la experiencia con la copa sea satisfactoria. “Si estoy en los primeros días, me la cambio más seguido; depende de cómo me vaya sintiendo”.

La médica especialista de la Universidad Nacional añadió que las mujeres que tienen un dispositivo intrauterino deben tener algunas precauciones adicionales. “El evento adverso más reportado ha sido la extracción accidental de dispositivo intrauterino en usuarias de copa menstrual”, manifestó.

Los dos ginecólogos y las usuarias consultadas coinciden en que la copa menstrual, si se sabe usar correctamente, puede ser una alternativa viable para la menstruación. “Podemos encontrar mujeres que se sienten cómodas, tranquilas y seguras menstruando mes a mes; y la escogencia entre toalla, tampón, copa y otros métodos depende de cada una de ellas. Nosotros las podemos asesorar en ese proceso”, puntualizó Vargas.

Tomado de ElTiempo

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Disqus ( )
error: Contenido Protegido!