El ‘burn-out’, o desgaste profesional, afecta a los trabajadores emocional y físicamente.

El ‘burn-out’, o desgaste profesional, afecta a los trabajadores emocional y físicamente.

El desgaste laboral, o “burn-out”, como se le llama en inglés, es un fenómeno que empezó a estudiarse hace cerca de 20 años para describir el malestar generado por las tensiones emocionales y físicas producidas por el trabajo o sus condiciones. Y que, más temprano que tarde, terminan por afectar la mente y el cuerpo del trabajador, su productividad y su entorno.

Aunque existieron varias teorías desde el plano clínico para cualificar y definir este cuadro y se abordaba de manera sintomática a partir de sus manifestaciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) zanjó la discusión conceptual al incluir al desgaste laboral en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), que se utiliza para establecer tendencias y estadísticas sanitarias.

Según la agencia, esta enfermedad debe caracterizarse ahora como “el síndrome resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito. Y se caracteriza por tres dimensiones: sentimientos de falta de energía o agotamiento; aumento de la distancia mental con el trabajo, o sentimientos negativos o cínicos frente a este; y eficacia profesional reducida”.

Se sabe que si bien no hay cifras reales de su alcance, el «burn-out» tiene una alta prevalencia en la población. Para ayudar a identificarlo y dar el paso a buscar ayuda médica profesional, responda este test:

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Disqus ( )
error: Contenido Protegido!