Murió  Mañe  Raque

Murió Mañe Raque

Por: Johnny de la Ossa.

Se apagó la sonrisa perenne, esa que siempre reflejó en todo momento. Aún ante la adversidad nunca, ni nadie, pudo ver un rostro diferente a la alegría que irradiaba. Parecía que Mañe Raque, como muchos le decían por cariño a Manuel Ramón Cerra Rodríguez, nació para tener esa cara alegre que lo distinguía de los demás, esa misma que le sirvió para ganarse la simpatía de todo el pueblo.

Además, porque él engalanaba otras virtudes como la lealtad y la discreción. Fue siempre un ser amoroso con quienes lo rodeaban y respetuoso como pocos. En él se fundía el ser noble y trabajador, valores que hoy escasean en nuestra sociedad.

El tumulto de virtudes y su servicio altruista, que lo rodeaban, le sirvió para que la tentación de la política lo arropara.

Sirvió a la causa de los más necesitados y de su región, Alfonso López. Nunca hizo alarde de nada. La sencillez fue su mayor patrimonio.

Por el escabroso camino de la política sirvió a todos los intereses. Fue concejal y alcalde. Y jamás recibió los honores de haber servido con honestidad.

Tal vez por esa rara cualidad que escasea en el servicio público, como es la pulcritud, razón por la cual, imagino, jamás fue gratificado, a pesar de que fue merecedor de cualquier reconocimiento. Pero fuimos incapaces de brindarle en vida ese homenaje que mereció.

Personas como Mañe Raque quedan pocas. Su integridad moral debe ser el ejemplo para una sociedad que se aleja del espíritu de servicio que debe rodear al hombre público, el solo sirvió sin otro afán que el bienestar de su comunidad.

Manuel Ramón, gracias por tu ejemplo, aunque navegues en la eternidad, allá podrás sentirse satisfecho por lo que fuiste en este espurio paso terrenal.

Manuel Ramón cerra Rodríguez, ex alcalde de Ayapel y concejal en varias oportunidades.

Mañe Raque, ¡Dios te acompañe para siempre!

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Disqus ( )
error: Contenido Protegido!